Inicio » Nos reímos cuando nos hacen cosquillas por este motivo
04.05.2018

Nos reímos cuando nos hacen cosquillas por este motivo

Nos reímos cuando nos hacen cosquillas por este motivo. Grandes personas como Charles Darwin, Galileo y Francis Bacon intentaron explicar el misterio detrás de las cosquillas. Estudios a través de resonancias magnéticas han mostrado que cuando sentimos cosquillas se activan dos áreas del cerebro: el cortex somatosensorial, principal responsable de nuestra percepción sensorial del tacto; y el cortex del cíngulo anterior, que se vincula a la creación de sensaciones placenteras.

Se han definido dos tipos de cosquillas. La primera es la que genera más que nada una sensación de cosquilleo en la piel, como si un insecto de finas patas caminara por tu piel. La otra es la que genera risas incontrolables. Otros estudios demostraron que al reírse de un chiste y al reírse cuando tenemos cosquillas se activa una misma área del cerebro: la que controla los movimientos faciales y las reacciones emocionales.

Nos reímos cuando nos hacen cosquillas por este motivo, la risa podría ser un mecanismo de defensa

La risa de las cosquillas puede verse como un mecanismo de defensa, que se explica en términos evolutivos. Reírnos cuando nos hacen cosquillas sería una señal de sumisión ante un agresor, orientada a disuadirlo y protegernos. Esto explicaría también por qué a veces la simple amenaza de alguien con hacernos cosquillas ya nos provoca la risa por anticipado.

Sin embargo hay una curiosidad que intentaremos analizar a continuación: ¿Por qué no nos podemos hacer cosquillas a nosotros mismos? Resulta que los mecanismos del cerebro activados durante las cosquillas están asociados entonces al ataque de un potencial agresor. Cuando uno mismo intenta hacerse cosquillas, el cerebro en cierto modo ”advierte” al cerebro de que no hay peligro.

Nos reímos cuando nos hacen cosquillas por este motivo

Nos reímos cuando nos hacen cosquillas por este motivo

 

Palabras relacionadas: ,

No hay comentarios

Deja tu comentario

He leído y acepto la política de privacidad de sabias.es
Consiento que se publique mi comentario con los datos que he facilitado (a excepción del email)

¿Qué hacemos con tus datos?
En sabias.es te solicitamos tu nombre y email (el email no lo publicamos) para identificarte entre el resto de personas que comentan en el blog.